Rellenos dérmicos y tisulares

 
Con el paso de los años perdemos volumen en la cara y nuestra piel se deja de ver suave y juvenil. Los rellenos dérmicos se pueden utilizar para “rellenar” las líneas y arrugas y reemplazar la pérdida de volumen en la piel, causada por el envejecimiento.
También se pueden utilizar como alternativa no quirúrgica a los implantes faciales, para agregar volumen en las mejillas o el mentón, para corregir deformidades menores en la nariz, para mejorar la zona debajo de los ojos y para rellenar labios finos.
Los campos indicados con * son obligatorios
He leído y acepto el aviso de privacidad.